viernes, 20 de mayo de 2011

Él. Ella. Ellos.

El silencio solo roto por sus risas y miradas es testigo del deseo que comparten...
Un momento, un segundo es suficiente y de nuevo suenan las palabras que no hablan. ¿que no hablan? ¿Por qué? ¿Acaso no hablan todas las palabras?
Deberían hacerlo pero las suyas no.
Sus gestos son portavoces del sentimiento que solo ellos pueden expresar por completo. El miedo corroe sus ansias por sentir y así logran probar en sus resignadas almas el amargo dolor de la derrota. ¿No es ese el nombre otorgado al fracaso que viven? Deben estar juntos y sin embargo no es así. La pasión encerrada no es pasión, tan solo muere el corazón.
Por eso ella es gilipollas.

domingo, 8 de mayo de 2011

¿Por qué...?

No debería haberle besado. Cuanto más lo pienso más asco me doy a mi misma. Por mi estupidez él piensa que ha sido todo culpa suya, pero yo no debería haberlo hecho...
Yo no soy así, no voy besando a chicos que tienen a alguien que les quieren...
¿Por qué lo hice? Ni idea.
A lo mejor por la proximidad de los dos, tal vez por que no podía más, necesitaba juntar nuestros labios.
No pienso volver a caer otra vez en esta situación, nunca.
Ahora tan solo es otro recuerdo oscuro...

martes, 26 de abril de 2011

Párate a pensar

El pasado pasado está. El futuro para todos es un misterio. Pero el hoy, que sepáis, es un regalo, por eso le llaman presente.
Disfrutar de todo lo que os queda.
De los amaneceres que os quedan por vislumbrar.
De los errores que quedan por cometer.
De las personas que os quedan por conocer.
De los labios que os quedan por probar.
Y de los sentimientos aún no sentidos.

lunes, 18 de abril de 2011

Don't know.


Mis sentimientos son confusos ahora mismo.
¿Me gusta él? ¿No me gusta? ¿Debería? ¿No debería?
Por que también está ese chico... Aquel que te vuelve loca desde hace tantísimo tiempo, y del que quieres por fin olvidarte. ¿Por eso vas a por el otro?
Confusión, culpabilidad, tristeza, recuerdos, todo da vueltas y por más que lo intentas, no puedes sacártelo de la cabeza...
¿Qué hago? Sabes que tendrías que hacerlo, pero no estás segura del todo...
No sé.
No sé.
No saber me pone enferma.

lunes, 11 de abril de 2011

Tú quieres.


Te ha hecho enfadar, y le das. Entonces empieza el juego. Un juego en el que los sentimientos de los dos se encuentran a flor de piel.
El primer paso es el escondite. Escoges uno en el que piensas que no te va encontrar, pero al ver que no te busca sacas la cabeza. Y ahí está él, esperandote para atraparte entre sus brazos y que no te escapes.
Empiezan las situaciones con vuestras risas, las cosquillas y de repente, sin saber como, te encuentras con su cara delante de la tuya.
Casi puedes escuchar los latidos de su corazón de lo cerca que estás.
Otra sonrisa.
Otro suspiro.
Otra mirada.
Pero no puedes hacerlo. No es tuyo y de hacerlo, sería ruin para la otra persona.
Así que te alejas poco a poco de su cara, de sus ojos, de su boca...
Pero él no quiere soltarte, y tú tampoco quieres, así que os quedáis otra vez, él agarrándote con sus brazos y tú delante suyo.
Otra sonrisa.
Otro suspiro.
Otra mirada...

miércoles, 6 de abril de 2011

Falsedad

Piensas que tu vida es un aburrimiento, que no tiene emoción, que no es comparable a las aventuras que corren la gente de tu alrededor cada día, que tú eres otro de los muchos cuya vida no vale nada...
¿Y esa es razón de mentir y engañar a todos?
Por que no lo entiendo. En la mayoría de los casos, si la gente te aguanta, te apoya, está contigo generalmente, no es por que seas ni guapo, ni sexy, ni poderoso, ni aventurero, es por que al estar a tu lado se siente a gusto, se siente bien...
Y es que ese es el verdadero sentido de la amistad joder, de mantener una relación con gente a la que le gusta estar a tu alrededor, gente que estará contigo siempre que se lo pidas.
Pero por favor no mientas.
No seas falso.
Por que como empieces después no podrás parar aun que quieras, ya será una parte de ti, de tu personalidad, y todo el mundo te conocerá por esa faceta.
Por favor, no engañes a la gente que te aprecia.

domingo, 3 de abril de 2011

Somos todos lo mismo

Estoy completamente harta, no lo aguanto.
Odio a todas esas personas que se creen superiores que otros, que dicen tener toda la razón en cualquier situación que se encuentren, aun que no tengan la mínima idea del problema en el que se encuentran, aquellos que creen saber como es la vida y no saben nada.
Y es que aun que la gente les rehuya ellos siguen y siguen, con sus falsedades y mentiras, sus puñaladas por la espalda, su todo.
¿Es que no hemos aprendido nada de Gandhi? ¿De Martin Luther King? ¿De Nelson Mandela?
Por que ellos pensaban que todas las personas, todos los seres humanos de este mundo eran iguales, compartían todos los mismos derechos y tenían todos el mismo poder, aun que fuesen adultos o niños, blancos, negros, da igual...
Estoy harta de esas personas que se llaman a sí mismos dioses.